Buscar
  • Canaco Servytur Guaymas

Mal líder en Mal Momento


A lo largo de la historia se presentan crisis tan devastadoras que sólo es posible contenerlas con la deliberada acción de toda la sociedad. Por ello, las amenazas existenciales -guerras, pandemias, desastres naturales- son una transparente vitrina donde vemos de qué está hecho un líder.

La empatía de los mejores líderes deja huella. Su fortaleza y honestidad les permite no menospreciar la magnitud del reto que se enfrenta, y persuaden sobre la imperativa necesidad de hacerlo unidos; de dejar atrás diferencias en la búsqueda del objetivo común. Se rodearán de las mejores mentes y de los profesionales más experimentados para concertar una respuesta proporcional al desafío. Su integridad los hará informar con precisión, y eso le dará seguridad a quien escucha, se pondrá en sus manos al ver que puede confiar en su veracidad, por difícil que la verdad sea. Un buen líder escuchará a expertos y mostrará flexibilidad, alejándose de planes previos, si es necesario, para construir programas sensatos que permitan paliar el daño, incrementando la posibilidad de reconstruir.

En contraste, un mal líder aprovechará la crisis para dividir, no reconocerá errores y buscará culpar tanto como pueda a quienes no se hayan sometido a su mandato, aprovechando para poner a la sociedad contra ellos para debilitarlos; no dudará en repetir datos sesgados o incompletos si apoyan su falaz narrativa, aunque eso complique enfrentar la crisis; mentirá y ocultará información para minimizar su gravedad o para ocultar sus yerros. No escuchará a expertos y preferirá rodearse de quienes repitan su versión de lo que ocurre, por lejana que ésta esté de la realidad. Privilegiará objetivos de corto plazo, aunque éstos cancelen el potencial de largo plazo. Será incapaz de articular programas de alivio que resuelvan más allá de lo inmediato.

México enfrenta la peor crisis posible con su peor liderazgo posible. Un liderazgo que confirma cuánto más fácil es destruir que construir. En 16 meses ha provocado daño desmedido. Hoy resultan indefendibles grandes errores: quitarles recursos a los programas de salud pública, desmantelar el Seguro Popular, haber dinamitado procesos de procura de medicamentos -evidentemente viciados- sin antes implementar cadenas de abasto alternativas, y haber cancelado la construcción de hospitales que estaban ya en proceso porque se hacían en asociaciones público privadas. ¿Era perfectible el sistema? Sin duda.

Desmantelarlo sin saber qué lo sustituiría, y sin proteger lo que funcionaba, es una inquietante muestra de irresponsabilidad e ineptitud. Haberle sacado recursos al sistema de salud pública para tener más qué repartirle a la red clientelar puede hoy calificarse de criminal.

Es evidente que este gobierno no tendrá recursos. La recaudación fiscal se desplomará. Las cifras de recaudación el año pasado son falsas pues tratan como ingreso la apropiación de fondos de estabilización. Si Pemex perdió 658 mil millones de pesos en 2019 con la mezcla mexicana en 55 dólares, este año perderá mucho más con un precio 70% menor.

Muchos sonamos la alarma diciendo que el incondicional rescate de Pemex pondría en riesgo a las finanzas públicas del país. Justo eso ocurrió.

Es absurdo repetir la receta de austeridad en medio de la peor contracción económica mundial en 90 años. Insistir en tirar recursos indispensables para lo básico en obras absurdas -Dos Bocas, Tren Maya, Santa Lucía- pasó de ser irresponsable o ignorante, a demente. La devastación de las empresas privadas y la ausencia de inversión pública se combinarán para el peor desempeño económico de México desde 1932. Al no haber inversión privada en capacidad productiva, o inversión pública en infraestructura, matarán nuestro crecimiento potencial y cancelan cualquier posibilidad de recuperación. El estancamiento será permanente.

Ningún gobierno en la historia de México habrá producido tantos pobres como el de López Obrador. ¿A eso se referiría cuando decía que "primero los pobres"? Si es así, ese habrá sido su único logro.


Jorge Suárez Vélez en Reforma.com

16/04/2020 

1 vista

©2020 CANACO SERVYTUR GUAYMAS.